Thomas Jefferson y el cambio climático

cambio climático

Hoy día creemos que el cambio climático es un problema reciente y que la actividad humana de los últimos 40 o 50 años es la que ha comenzado a perjudicar la salud del planeta. Pero lo cierto es que ya en 1799 se produjo el primer gran debate y, además, en EEUU, uno de los países a los que más le está costando tomar conciencia de ello.

Sus protagonistas fueron Thomas Jefferson y Noah Webster, que discutieron sobre los aparentes cambios que producían en el clima ciertas actividades. Thomas Jefferson sería considerado uno de los padres fundadores de la nación, en 1797 alcanzaría la vicepresidencia del país y más tarde se convertiría en el tercer presidente de los Estados Unidos de América (1801-1809).

Noah Webster fue editor, periodista, escritor político y de libros de texto estadounidense, reconocido como el padre de la escolaridad y educación norteamericana. Es el autor del popular Diccionario americano de la lengua inglesa, publicado originalmente en dos volúmenes (1828) y reeditado numerosas veces.

Jefferson participó en la redacción de Declaración de Independencia de los Estados Unidos (1776). Además de intentar plasmar sus ideales republicanos ya dejo ver su preocupación por las posibles consecuencias del paulatino aumento de las temperaturas.

En 1776 comenzó a registrar, en un diario personal, la temperatura diaria, temperaturas promedio de meses y años, fenómenos climatológicos y cualquier tipo de anomalía climatológica. En 1799, ya como vicepresidente, publicó un libro titulado Notes on the State of Virginia. Allí publicó los resultados de las mediciones climáticas que venía realizando.

En ese libro recogía la moderación de los inviernos, la bajada en la frecuencia y copiosidad de la nieve, el efecto negativo del cambio de las temperaturas en la agricultura y otra serie de efectos motivados por el cambio del clima.

Noah Webster le respondió al vicepresidente Jefferson que sus mediciones no eran válidas. Poniendo en duda la precisión de los termómetros, el haber sido tomadas por una sola persona en lugares puntuales, y por apoyarse en ocasiones en conversaciones con las gentes del lugar. Estaba de acuerdo en algunos puntos, como que la tala de bosques para convertirlos en campos de cultivo había producido un microclima más ventoso. Pero no estaba de acuerdo en que estuviera cayendo menos cantidad de nieve de acuerdo al promedio nacional. Negó que la acción humana estuviera provocando un cambio climático, y su discurso terminó por imponerse durante los años venideros.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *