Stanley Kubrick

Stanley Kubrick

Stanley Kubrick (Manhattan, Nueva York, Estados Unidos; 26 de julio de 1928 – St Albans, Reino Unido; 7 de marzo de 1999) es uno de los cineastas más influyentes del siglo XX. Entre sus trece películas se encuentran clásicos del cine como Senderos de gloria (1957), Espartaco (1960), Lolita (1962),2001: Una odisea del espacio (1968), La naranja mecánica (1971) o El resplandor (1980).

Nació en 1928 en el seno de una familia judía acomodada residente en el barrio neoyorquino del Bronx. Aunque poseía un coeficiente intelectual por encima de la media nunca destacó en los estudios. Todo lo contrario, era indisciplinado y faltaba con asiduidad a las clases, lo que desembocaba en unas notas muy malas. Era un gran aficionado a la fotografía, el jazz y el ajedrez.

A los 16 años Stanley Kubrick empezó a trabajar en el departamento de fotografía de la revista Look. Poco a poco nació la idea de abandonar su trabajo en la revista y dedicarse a la realización de películas. Kubrick debutó como director cinematográfico con una serie de documentales rodados a comienzos de los años 50, los cortos “Day Of The Fight” (1951), “Flying Padre” (1951) y “The Seafarers” (1953).

Su primer largometraje, y su primer aprendizaje formal con una cámara, fue Miedo y deseo, en 1953, que financió con 13 000 dólares obtenidos de préstamos familiares. En 1956, Kubrick y Harris, un productor de la NBC, se asociaron en una productora llamada «Harris-Kubrick Pictures», compañía que estuvo activa hasta 1964. De aquí surgió Atraco Perfecto, en 1956, su primer gran filme, con un presupuesto de 320.000 dólares y un reparto de importantes actores de Hollywood, protagonizado por Sterling Hayden.

Algunos de los grandes nombres de Hollywood comenzaron a fijarse en el trabajo de Stanley Kubrick. Kirk Douglas firmó con Harris-Kubrick un contrato para cinco películas. La primera de ellas sería Senderos de gloria, en 1957. El mensaje antibelicista de la cinta hizo que, en Francia, a cuyo ejército pertenecían los protagonistas, estuviera prohibida durante décadas. Fue el propio Douglas quien demandó la presencia de Kubrick para sustituir a Anthony Mann en Espartaco.

Kubrick aceptó, sabiendo que una película de tan alto presupuesto podía suponer un empujón a su carrera como director. La película ganó otros tres premios de la Academia y fue un éxito comercial. La carrera de Stanley Kubrick estaba definitivamente lanzada. Su siguiente trabajo, Lolita, fue también un gran éxito. Aunque le costó convencer a Vladimir Nabokov no solo para que aceptase vender los derechos de su novela, sino para que fuese él mismo quien adaptase el guion, aunque posteriormente Kubrick solo conservó una parte de su trabajo.

Tras el éxito de Lolita, se separó de su socio y amigo Harris para producir su nueva película en solitario. Stanley Kubrick rueda la que es juzgada por muchos como la mejor película jamás filmada sobre la guerra fría, ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú. Aparte del enorme talento de Peter Sellers, enorme en su triple papel de capitán Mandrake, presidente norteamericano y embajador ruso, su excelente guion y humor negro hicieron de esta cinta otro gran éxito.

En 1968 Stanley Kubrick alcanzaría el cénit de su carrera con 2001: una odisea en el espacio. Tras varias décadas en las que la ciencia-ficción solo producía películas de bajo presupuesto y series B, el género encontró con este filme su lugar para el gran público y para los grandes despliegues de medios, presupuesto y efectos especiales. El presupuesto inicial de 5,5 millones de dólares subió hasta los 10 millones, con unos efectos especiales sin precedentes. La película obtuvo 7 Premios BAFTA, 2 Premios Globo de oro y 4 nominaciones a los Premios Óscar.

Los estrenos de sus películas se convirtieron en todo un acontecimiento cultural. La naranja mecánica y Barry Lyndon fueron sus éxitos de los 70. Esta última película fue recibida con críticas mixtas a mediados de los setenta, y falló en la recaudación de taquilla inicial.

En los años 80 Kubrick estrenó dos películas, El Resplandor, en 1980, título de terror protagonizado por Jack Nicholson que trasladaba al cine la novela homónima de Stephen King; y La Chaqueta Metálica, en 1987, un film que volvió a recalcar sus postulados antibélicos.

Tras estos éxitos no sería ya hasta 1997 cuando volvería a ponerse detrás de las cámaras, para rodar Eyes wide shut, un drama erótico-conyugal sobre las intimidades de una pareja aparentemente perfecta. Protagonizada por dos de las estrellas más relevantes del Hollywood del momento, Tom Cruise y Nicole Kidman. La expectación alcanzó límites insospechados durante los dos años que duró el rodaje.

Finalmente, pocos meses antes de la fecha prevista para el estreno, la noticia del fallecimiento de Stanley Kubrick conmocionó el mundo del cine. Un ataque al corazón a los 70 años puso fin a su vida.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad