María Antonieta

Maria Antonieta

Princesa archiduquesa de Austria y reina consorte de Francia y de Navarra. Maria Antonieta (Viena, 2 de noviembre de 1755 – París, 16 de octubre de 1793) contrajo matrimonio en 1770 con el delfín de Francia, Luis, que subió al trono en 1774 con el nombre de Luis XVI.

Hija de los emperadores de Austria, Francisco I y María Teresa. Tuvo una infancia rodeada del lujo que caracterizaba a la corte austriaca, donde nunca se le negó ningún capricho. Su madre, sabiendo la despreocupación de María Antonieta por las clases que le impartían, se propuso hacer de ella una gran princesa.

En 1769 el marqués de Durfort, embajador de Francia en Viena, realiza la petición de mano para el delfín. El 17 de abril de 1770, María Antonieta renuncia, oficialmente, a sus derechos sobre el trono austríaco5​ y el 16 de mayo se casa con el Delfín en Versalles. Esa misma tarde 132 personas mueren como consecuencia de un incendio causado por los fuegos artificiales desplegados en la ceremonia.

El 10 de mayo de 1774, Luis XVI y María Antonieta se convierten en los reyes de Francia y de Navarra. En la corte se la miraba con desprecio, siendo calificada siempre como la extranjera. Esto, junto con el aburrimiento que tenía al encontrarse siempre sola en palacio, hicieron que se dedicase a escaparse por las noches y organizar fiestas en palacio. Se rodeó de una pequeña corte de favoritos, con los que además de las fiestas, organizaba partidas de cartas en las que se realizaban grandes apuestas.

Derrochadora, imprudente y burlona, la prensa clandestina comenzó a pintarla como un ser depravado y vendido a los intereses de la casa de Austria. Según los panfletos, la lista de sus amantes era interminable y sus excesos descomunales.

En 1785, un nuevo escándalo atribuido a su codicia vino a deteriorar aún más su imagen. Todo el asunto giró alrededor de la joya más famosa de la época. La condesa de La Motte manipuló al cardenal Louis de Rohan haciéndole creer que la reina quería hacerse con tan magnífica joya, por lo que le dijo que, al no contar con dinero suficiente, firmaría un contrato de compra si él así lo garantizaba. El cardenal se entrevistó con quien creía que era la reina y accedió a su petición. El 1 de febrero de 1785 el collar fue trasladado a Versalles. Sin embargo, el collar jamás llegó a la reina, sino que fue a parar a manos de la mujer que le había embaucado, La Motte, quien huyó de la ciudad y fue vendiendo las piedras del collar por partes.

Cuando todo salió a la luz, la condesa afirmó que era una de las favoritas de la reina, lo que demostró con cartas falsificadas. Se acusó a María Antonieta y aunque fue declarada inocente, el desprestigio realizado contra su persona era ya imparable. El cardenal de Rohan fue desterrado, la condesa de La Motte azotada públicamente y su esposo condenado a galeras.

En 1789 la situación de la reina es insostenible. La caída de la monarquía se fraguó en pocos meses. Los reyes intentaron huir, pero son reconocido y detenidos en Varennes. las masas irrumpieronde la residencia real, arrebató los poderes al rey y fue encarcelado en la torre del Temple. El 21 de enero de 1793 Luis XVI fue decapitado. María Antonieta fue trasladada a Conciergerie.

Tras largos meses encarcelada, tuvo lugar el juicio en el que trató de defenderse incluso de aquellos que la acusaban de haber corrompido a sus propios hijos. El tribunal la declaró culpable de traición. El 16 de octubre de 1793 fue decapitada.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *