Levantamiento del dos de mayo

Levantamiento del dos de mayo

El levantamiento del dos de mayo fue una revuelta de los ciudadanos de Madrid, que salieron a las calles para enfrentarse contra las tropas de ocupación francesas de Napoleón.

Carlos IV era el rey de España, aunque quien realmente llevaba el timón del país era Manuel Godoy. De hecho, Godoy fue quien puso fin a la guerra contra Francia en la paz de Basilea de 1795.

Las flotas españolas y francesas se alian contra el ancestral enemigo de ambas, y que dominaba el mar con su poderosa flota, Gran Bretaña. Ambas flotas sufrirán un contundente revés a manos de la Royal Navy de Nelson, en la conocida batalla de Trafalgar.

Napoleón, hambriento de ganar más territorios, sugiere a Carlos IV unir sus fuerzas para atacar Portugal. El emperador francés ofrece una división de Portugal en tres partes; una para Francia, otra para España y una tercera para Godoy. Fue este último el que convenció al rey de llevar a cabo tal empresa.

En octubre de 1807 las tropas francesas conquistan el país de forma rápida y fácil. En noviembre entra en España un segundo ejército para proteger la retaguardia del primero, al mando del general Dupont, que se instala en Burgos y Salamanca. El ejército francés continúa cruzando los pirineos e instalándose en San Sebastián y Pamplona.

Con la excusa de la invasión de Portugal Napoleón consigue instalar millares de soldados franceses por todo el país, de manera completamente pacífica. Al frente de este ejército deja a Joaquín Murat, a la postre figura clave del levantamiento del dos de mayo.

En un principio el pueblo de Madrid, completamente ajeno a las verdaderas intenciones francesas, acogió bien a los soldados franceses. En el pensamiento popular eran nuestros aliados.

Mientras tanto Carlos IV, tras algunas rebeliones contra Godoy, decide abdicar en favor de si hijo Alfonso. El acceso al trono de Fernando VII fue bien recibido en España. El nuevo rey, ansioso por ser reconocido por Napoleón, lleva a cabo una política sumisa a los intereses franceses.

No fue hasta febrero de 1808 cuando los españoles se dieron cuenta de los verdaderos planes de Napoleón. Pero para aquellas fechas Carlos IV y su hijo Fernando se encontraban, ante la insistencia de Napoleón, en la ciudad francesa de Bayona. Allí Napoleón le comunicó a Fernando su intención de que los borbones dejaran de reinar en España. Tras la renuncia de padre e hijo al trono, Napoleón se convierte en el amo y señor de España. La corona pasa a manos de su hermano José Bonaparte, que llegó a Madrid en verano de 1808.

La familia real no se encontraba ya en Madrid y Murat decidió trasladar a la hija y al hijo menor de Carlos, el infante Francisco de Paulato, de Madrid a Bayona. Se acababa de encender la mecha para el levantamiento del dos de mayo.

Lo que siguió fue la lucha callejera en diferentes zonas de Madrid cuando la población se enfrentó a las tropas francesas. Murat impuso la ley marcial y asumió el control de la administración.

Por todo Madrid los habitantes buscan a los soldados franceses que puedan encontrar y los asaltan. La población lleva todas las armas que tienen: palos, hachas, espadas, navajas, cuchillos… hombres y mujeres se echan a la calle. La rebelión duró varias horas antes de que las tropas francesas recuperaran el control de la ciudad.

A día de hoy es muy difícil saber el número de víctimas de aquellos días. Se puede calcular que alrededor de 500 personas perdieron la vida el 2 y el 3 de mayo, entre civiles y militares. La noticia de la lucha en Madrid se extendió por toda España. Hacia el 29 de mayo toda España estaba en pie de guerra. Son los comienzos de la guerra de Independencia española.

Cuadros del Dos de Mayo

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad