Iván el Terrible

Iván el terrible

Iván el Terrible, Iván IV de Rusia, (Kolómenskoye, Rusia, 25 de agosto de 1530 – Moscú, 18 de marzo de 1584) es uno de los zares más importantes a nivel histórico, tanto por su legado como por las atrocidades que cometió bajo su gobierno. Sin duda jugó un importante papel en el fortalecimiento de la nación rusa.

Iván IV fue coronado con tan solo tres años y gobernó en calidad de regente su madre, quien cinco años más tarde fue asesinada a consecuencia de las intrigas entre las familias boyardas que se disputaban el poder.

Estas familias recluyeron a Iván en el palacio del Kremlin, provocando en el joven Iván unos desvaríos mentales irreversibles. Además de generar en él un odio que años después desembocaría en incesables persecuciones a estas familias. Durante esos primeros años destacó por su gusto por la lectura y la escritura y además se formó en la retórica.

Al cumplir los 18 años fue nombrado zar y príncipe de toda Rusia en la catedral de la Dormición de Moscú. En 1547 se casó con Anastasia Románovna Zajárina, quién tuvo una gran influencia en su gobierno. Su primera accion fue la de alejar de su lado a la nobleza boyarda, al tiempo que procuraba sentar las bases de una administración estatal unificada y centralizada y crear instituciones con participación popular.

Durante su gobierno impulsó las artes y las letras, además de introducir la imprenta en Rusia. Creó la Rada, un organismo gubernamental que desempeñó el papel de consejo real, compuesto por el sacerdote Silvestre, Macario, su preceptor, y su secretario Alekséi Adáshev. En 1550 se llevó a cabo un nuevo código legal. En él se incluyeron condiciones más favorables para el servicio militar, la práctica administrativa y se otorgó mayor autogobierno local.

Iván el Terrible emprendió las campañas contra los tártaros, consiguiendo anexionar al territorio ruso Kazán y Astraján. De esta manera consiguió controlar la totalidad del curso del río Volga y acabar con la dominación tártara de más de 300 años. En 1558, con la idea de conseguir una salida al mar Báltico, comenzó la guerra con Livonia (actuales Estonia y Letonia). Varios países se vieron sumergido en esta guerra, que duró hasta 1583.

La muerte de su esposa en 1560 acentuó el autoritarismo de Iván IV, quien mostró los primeros síntomas psicopáticos que, agravados más adelante, lo llevaron a cometer todo tipo de atrocidades y a una religiosidad próxima al fanatismo.

Los boyardos, a quienes especialmente tenía en su punto de mira, se convirtieron en el blanco de una sangrienta represión. Valiéndose de los streltsí (cuerpo militar creado por él mismo) atacó antiguas ciudades libres como Novgorod y Pskov donde se llevó a cabo una auténtica masacre. Sus habitantes eran empalados, decapitados y torturados.

Era tal su inestabilidad mental que, en 1581, en un ataque de cólera, golpeó mortalmente con su bastón a su hijo mayor. Dicen algunos historiadores que el joven heredero tardó tres días en morir.

Hay varias teorías sobre el origen de la inestabilidad mental de Iván el Terrible. Muchos historiadores piensan que Iván fue envenenado por los boyardos, como su madre Elena Glínskaya (sus restos muestran también una elevada cantidad de mercurio). Otros apuntan a que los ataques psicóticos sufridos por el zar podrían corresponder al resultado del tratamiento de la sífilis con mercurio. Tratamiento común en la época.

Tras veintisiete años perdió la guerra con Livonia y se vio obligado a entregar a Suecia las regiones de Ingria y Carelia Meridional y devolverle a Polonia la región de Livonia. En 1584 murió y fue sucedido en el trono por su hijo menor Teodoro I de Rusia, quien fue un títere en manos de los boyardos debido a su falta de carácter y a su escasa inteligencia.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad