Internet; origen, historia y evolución

Origen e historia de internet

El origen e historia de internet tal como lo conocemos hoy en día se remonta a 1993. Es ese año cuando la era en la que esta poderosa herramienta de comunicación estaba reservada para ámbitos estatales, tecnológicos o académicos quedó atrás. A partir de entonces la expansión de Internet fue fulminante. Pero hagamos un repaso a sus orígenes y evolución.

Los albores de internet se sitúan a finales de los años 60 en el contexto de La Guerra Fría, como una herramienta que garantizase las comunicaciones estatales en caso de amenaza nuclear. Los EEUU fundaron, en 1958, la Advanced Research Projects Agency Network o Red de la Agencia para los Proyectos de Investigación Avanzada de los Estados Unidos (ARPA) a través del Ministerio de Defensa. Su función era y continúa siendo acompañar el desarrollo de nuevas tecnologías con fines militares.

La organización estaba formada por unos 200 científicos, cuyo objetivo era crear comunicaciones directas entre ordenadores. Tras varios años de investigaciones con la meta de establecer una red de comunicación segura para transferir documentos o datos entre los diferentes sistemas, los avances se fueron haciendo patentes. Así en 1965, una computadora ubicada en el Estado de Massachusetts, al este de EE. UU. logró enlazar con otra situada en California, en el extremo oeste del país, mediante los protocolos conocidos como “conmutación de paquetes”.

En 1969 nació ARPANET (Advanced Research Projects Agency Network), fecha establecida por muchos historiadores para establecer el nacimiento de Internet. La red fue creciendo y en 1971 el proyecto ARPANET ya había conseguido conectar 23 puntos. A pesar de que el destino de ARPAnet era estrictamente militar, este innovador sistema de comunicaciones pronto atrajo las miradas de diferentes profesionales de todo el mundo. Las posibilidades que abría esta nueva tecnología eran realmente infinitas, y la aplicación comercial era una de ellas.

En septiembre de 1971, cuando la BBN (empresa de alta tecnología) ya estaba conectada a ARPANET, Ray Tomlinson adaptó el programa SNDMSG. De forma que sirviera para enviar mensajes entre diferentes usuarios conectados a una red más amplia, pero sin que fueran conocidos (lo que hoy día se conoce como correo electrónico o e-mail). Fue entonces cuando se le ocurrió utilizar un símbolo, @ (arroba), como separador entre el nombre del usuario y del servidor. Símbolo que está en todos los teclados pero que no aparece en los nombres propios de personas, empresas ni servidores. Así se implementó en 1971 el primer sistema de correo electrónico en ARPANET.

A comienzos de los años 70, Robert Kahn y Vinton Cerf desarrollaron un nuevo protocolo de comunicación conocido como TCP/IP (Transfer Control Protocol/Internet Protocol) destinado a la transmisión de información entre redes interconectadas. No fue hasta 1983 cuando Arpanet adopta ducho protocolo. Este fue un punto de inflexión en la evolución de Internet.

La primera página web fue creada por Tim Berners-Lee, quien entró a trabajar como ingeniero de software en el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) en 1980. Se dio cuenta de que los científicos tenían muchos problemas a la hora de compartir información y decidió trabajar en ello. Berners-Lee se convirtió, sin saberlo, en uno de los precursores de la nueva era en la historia de Internet.

Presentó un software basado en protocolos que permitían visualizar la información desde cualquier nodo de la red a través de un sistema distribuido de hipertextos. Aunque el proyecto no causó mucho furor, a finales de 1990 Berners-Lee ya había desarrollado tres tecnologías: el lenguaje HTML, las direcciones URL y el protocolo de transferencia de hipertextos HTTP. En diciembre de 1989 publica la primera página web de la historia y en agosto de 1991, los primeros usuarios externos a la organización empezaron a ser invitados a acceder a su red.

En 1993 ocurre un hecho histórico y que cambiaría para siempre nuestras vidas. El gobierno levantó la prohibición, que recaía en ese momento sobre el uso comercial de Internet, y permitió la integración de redes y proveedores privados. El CERN entregó las tecnologías de forma gratuita el 30 de abril de 1993, por lo que la web se convirtió en dominio público. A partir de aquí la evolución ha sido meteórica.

En 1994 aparece el primer motor de búsqueda Web Crawler. Ese mismo año nacen Amazon y eBay. En 1996 Larry Page y Sergey Brin crean sin saberlo lo que será la página de inicio de millones de internautas del mundo… son los creadores de Google. Facebook, Gmail, Flickr y Vimeo ven la luz en 2004 y un año después, en 2005, nace YouTube. Twitter aparece en 2006, Instagram y Pinteres nacen en 2010.

El cloud computing o informática en la nube, las Redes Sociales o los servicios de mensajería instantánea como WhatsApp, con más de 1.500 millones de usuarios en todo el mundo, ya forman parte de nuestro día a día. Internet también ha cambiado la forma en la que trabajamos, nuestros hábitos de ocio y hasta nuestras rutinas de compra.

El nuevo siglo trajo consigo la evolución hacia la llamada Web 2.0. Internet deja de presentarse como algo estático para permitir al usuario interactuar con el contenido. Y actualmente caminamos hacia la Web 3.0, donde la inteligencia artificial tiene mucho que decir. Algo que nació con el objeto de intercambiar documentos de manera segura, se ha convertido hoy en algo indispensable en las rutinas diarias. Su evolución y hasta donde llegará es una incógnita inimaginable y fascinante.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad