Fanny Blankers-Koen

Fanny Blankers-Koen (Baan, Holanda, 26 de abril de 1918 – Hoofddorp, Holanda, 25 de enero de 2004) pasó a la historia en los Juegos de 1948. Allí realizó una exhibición donde se hizo con cuatro oros y su hazaña fue reconocida por la Federación Internacional de Atletismo. En 1999 la eligió como mejor atleta femenina del siglo XX.

Comenzó practicando natación, pero pronto vieron sus cualidades para el atletismo. Para completar sus entrenamientos de natación realizaba medio fondo, donde conoció a Jan Blankers, a la postre su marido. Este reoriento su carrera hacia el atletismo, y mas específicamente hacia la velocidad y los saltos.

En 1936 conquistaría sus primeros títulos en Holanda, y en los JJOO aunque no consiguió ninguna medalla, empezó a destacar con sus actuaciones en salto de altura y en la prueba de relevos de 4 x 100 metros. Con tan solo 20 años era ya una de las favoritas para las pruebas de velocidad tras haber igualado en junio el récord mundial de los 100 metros, fue la primera de sus 20 plusmarcas mundiales.

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial los Juegos Olímpicos fueron cancelados entre 1940 y 1944, además de los europeos de 1942. Parecía que sus mejores años como deportistas podrían haberse esfumado. Entre los 22 y 26 años no pudo casi competir, y durante ese tiempo Fanny se casó y tuvo dos hijos. Resurgía una nueva generación de atletas, y se dudaba que ella, madre de dos hijos y al borde de los 28, pudiera hacerles frente.

En 1946, finalizada ya la contienda, se proclama campeona de Europa de 80 metros vallas y de relevos 4×100 metros. Demostraba así que seguía estando en la cima. Cuando anunció su intención de competir en las Olimpiadas de Londres de 1948 recibió muchas críticas, que iban desde su edad (tenía 30 años), a que su calidad de madre y esposa la hacían incapaz de competir y menos ser atleta.

Fanny se transformó en la sensación de las Olimpiadas y  ganó cuatro medallas de oro: 100 metros, 200 metros, 80 metros vallas y el relevo de 4×100 metros. Tras su triunfo olímpico en Londres acudió a sus terceros Europeos. Su forma era excelente pese a sus 32 años. La mejor forma de demostrarlo era en la pista. Y no hubo duda alguna, Fanny Blankers-Koen se llevó cuatro medallas. Tres oros, en 100 y 200 lisos y en 80 vallas, y una plata en relevos 4 x 100.

Participó por última vez en unos Juegos Olímpicos, en Helsinski (1952), con treinta y cuatro años. No consiguió su objetivo de conseguir una última medalla. Siguió en activo hasta 1956, pero sus resultados ya no alcanzaron las cotas del pasado.

Su versatilidad era tal que brillaba en todas las disciplinas, incluidas las carreras, los saltos y el lanzamiento de jabalina, si bien es verdad que se concentraría sobre todo en las carreras, dejando los saltos para concursos puntuales. Durante su trayectoria deportiva, a lo largo de dos décadas, estableció veinte récords del mundo.

Imagen de Portada de Flickr.com

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *