El Barón Rojo

El Baron Rojo

Manfred von Richthofen, conocido como el Barón Rojo (Breslau, (hoy Polonia) 2 de mayo de 1892 – Vaux-sur-Somme, Francia, 21 de abril de 1918), derribó ochenta aviones durante la Primera Guerra Mundial y se convirtió en un mito. Es uno de los pilotos de guerra más famosos de todos los tiempos.

Miembro de la familia aristocrática terrateniente Richthofen. Manfred y su hermano pequeño Lothar quisieron seguir los pasos de su padre, alistándose jóvenes en el ejército imperial. Durante la primera Guerra mundial, como miembro del cuerpo de caballería, obtendría la Cruz de Hierro. Más tarde pasó a infantería, donde no consiguió prosperar.

Finalmente encontró su lugar al alistarse en la aviación e ingresar en la academia de vuelo. En unos tiempos en los que la aviación daba sus primeros pasos, muchos de los pilotos procedían de la aristocracia. En la academia no destacó, y con unos comienzos no muy brillantes fue traslado al frente ruso, donde en un principio solo se dedicó a observar, fotografiar y más tarde al bombardeo y ametrallamiento de la infantería enemiga.

Desarrolló estas tareas de manera brillante, lo que hizo que otro gran aviador, Oswald Boelcke, lo seleccionara para el escuadrón de cazas Jagdsstaffel o Jasta 2. Su primer combate fue en Cambrai, Francia, el 17 de septiembre de 1916, donde ya mostró sus grandes cualidades como piloto.

Durante los meses siguientes, destacaría como el mejor as de la aviación alemana durante la Primera Guerra Mundial. Llegaría a superar el número de victorias de Boelcke: 40, un récord hasta entonces. La foto de Richthofen comenzó a aparecer en las revistas ilustradas.

En 1917 se le otorgó la comandancia del Jasta 11, que luego fue conocido como el «Circo volador» por los vivaces colores que presentaban sus 14 aviones. En esa época el mando aconsejaba pintar los aviones con colores apagados, fáciles de camuflarse en tierra. A Richthofen, convertido ya en un piloto de fama reputada, se le consintió pintar su avión Fokker de rojo escarlata, por lo que pronto fue conocido como el Barón Rojo. El resto de la escuadrilla lo imitó, cada cual, con su color favorito, y en adelante fue conocida como el Circo Volador de Richthofen.

Llegó a dirigir 58 misiones con total éxito, en las cuales derribó a unos 80 aviones, algo que nadie llegó a superar en ningún bando durante el resto de la guerra. Tiempo después recibió el encargo de dirigir la primera ala de caza de la historia aérea, la JG 1, integrada por los Jasta 4, 6, 10 y 11. Aunque algunos miembros de su equipo insinuaban que su líder tenía en ocasiones comportamientos suicidas, esta unidad llegó a derribar 644 aviones con solo 56 bajas. Junto con otros tres miembros de su equipo fue condecorado con la Cruz Pour le Mérite.

El 21 de abril de 1918 su avión cayó cerca de Vaux-sur-Somme, detrás de las líneas aliadas. Hay varias teorías sobre su muerte. Por un lado, se piensa que fue el piloto canadiense Roy Brown quien derribó al Barón Rojo. Aunque por otro, algunas apuntan a que fue el soldado de infantería William Evans.

Fue enterrado con todos los honores militares por los mismos británicos, quienes le rindieron tributo. Su ataúd, cubierto de flores como ofrenda, fue llevado a hombros por seis miembros del escuadrón 209. En su lápida puede leerse “Aquí yace un valiente, un noble adversario y un verdadero hombre de honor. Que descanse en paz.”

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *