Blaise Pascal

Blaise Pascal

Blaise Pascal (Clermont-Ferrand, Francia, 19 de junio de 1623 – París, 19 de agosto de 1662) está considerado, intelectualmente, una de las mentes privilegiadas de la historia. Tocó múltiples campos, como las matemáticas, la física, la teología, la filosofía, etc.

A los tres años, tras el fallecimiento de la matriarca, la familia se trasladó a Paris. El pequeño Blaise llamaba mucho la atención por sus facultades mentales, muy superiores al promedio. Desde luego en la capital francesa tenía mayores posibilidades que las existentes en la provincia para su educación.

En 1640 su padre es trasladado a Ruan. Allí, con tan solo 19 años, Pascal inventa la rueda de Pascal o Pascalina. Una maquina capaz de efectuar sumas y restas con simples movimientos de unas ruedecitas metálicas situadas en la parte delantera. Las máquinas eran confeccionadas una a una y a mano, lo que resultaba demasiado caro como para poder venderse en volúmenes mayores y solo llegó a fabricar cincuenta, de las que subsisten nueve.

A raíz de un accidente sufrido por su padre, y durante su convalecencia, la familia se hacía devota del jansenismo, el movimiento reformista católico iniciado por Jansenio que propugnaba un mayor rigorismo moral.

Pascal comenzó a interesarse también por la física y emprendió sus primeras experiencias sobre el vacío, publicando en 1647 sus resultados en el tratado Traité sur le vide (Tratado sobre el vacío). Hizo una muy completa descripción de la hidrostática, en un tratado que escribió sobre la presión atmosférica, en el año 1653.

Otra de las contribuciones científicas importantes de Pascal es la deducción del llamado “Principio de Pascal”, que establece que los líquidos transmiten presiones con la misma intensidad en todas las direcciones.

Formuló junto a Pierre de Fermat, la teoría matemática de la probabilidad, fundamental en las matemáticas, estadísticas actuariales y en los cálculos de la física teórica y moderna. Blaise Pascal se ocupó de otros problemas matemáticos, publicando diversas obras en 1654 acerca del llamado triángulo de Pascal y los coeficientes binomiales. Esto convirtió a Pascal en uno de los fundadores del cálculo matemático de probabilidades.

En 1654 entró en la comunidad jansenista de Port Royal, donde llevó una vida rigurosamente ascética hasta su muerte, ocho años más tarde. Publicó anónimamente sus Provinciales (1656-1657), conjunto de dieciocho cartas en las que defendió el jansenismo de los ataques de los jesuitas.

Junto a uno de sus amigos y a comienzos de 1662, fundaron una empresa de carrozas; siendo pioneros y marcando pauta para lo que sería el inicio del transporte público en París. En agosto de ese mismo año enfermó gravemente. Hizo vender sus enseres domésticos donándolos para fines de caridad y murió, a la edad de solo 39 años, un año después de la muerte de su hermana Jacqueline

La última obra importante de Blaise Pascal fue Pensamientos sobre la religión y sobre otros temas publicada, póstumamente, en 1670. Su obra inconclusa, Pensées sur religión, en la cual defiende el cristianismo contra escépticos y ateos.

En honor a sus contribuciones científicas se dió el nombre Pascal a la unidad de medida de la presión, al Principio de Pascal, al triángulo de Pascal y a la apuesta de Pascal. Más adelante, también se utilizó su nombre para denominar a un lenguaje de programación.

También se le considera uno de los autores más importantes del período clásico francés, y hoy en día se le considera uno de los más grandes maestros de la prosa francesa.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *