Benito Mussolini

Benito Mussolini

Benito Mussolini (Predappio, 29 de julio de 1883 – Giulino, 28 de abril de 1945) se hizo con el poder en 1922 e impuso una dictadura de partido único. El régimen fascista italiano se convertiría en el principal aliado de Adolf Hitler en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Hijo de una familia humilde (su padre era herrero y su madre maestra de escuela), donde ambos progenitores eran firmes defensores del socialismo, una ideología que intentaron inculcar a su hijo. Pronto tuvo problemas con las autoridades: fue expulsado de Suiza y Austria, por donde viajó para librarse del servicio militar. Su estancia en el país helvético le introdujo en el mundo del periodismo y le sirvió para aumentar sus conocimientos sobre la ideología socialista y anarquista.

Su primera afiliación política fue al Partido Socialista Italiano, atraído por su ala más radical y revolucionaria. En noviembre de 1904, tras la amnistía que se dio a quienes habían huido del servicio militar obligatorio Mussolini volvió a Italia. Fue al servicio militar y se le asignó al 10.º Regimiento bersaglieri de Verona.

Más tarde comenzó a ejercer de maestro de escuela, enseñando francés a jóvenes italianos. En esta época fue arrestado y encarcelado por su oposición a la guerra entre Italia y Libia. En 1912 se convirtió en redactor jefe de Avanti!, un periódico con sede en Milán y que era afín al Partido Socialista Italiano. Aun así, sus violentas opiniones acerca de los enfrentamientos armados de la semanarojade1914 motivaron cierta preocupación entre sus compañeros de filas, atemorizados por su radicalismo.

Aunque tras el estallido de la Primera Guerra Mundial en principio se mostró conforme con el apoyo a la neutralidad italiana del PSI, pronto fue cambiando de postura. Esta actitud provoca su expulsión del partido. Mussolini anuncia su intención de fundar Il Popolo d’Italia, un periódico que en 1922 se acabaría convirtiendo en el órgano oficial de su régimen.

En septiembre de 1915 se enroló voluntariamente, y sirvió en el ejército hasta que fue herido en combate en febrero de 1917. En sus diarios de guerra el mismo se describe como Al volver del frente, publica en «Il Popolo d’Italia» un artículo, donde reivindica para los soldados italianos que habían combatido en las trincheras el derecho a gobernar Italia tras la guerra.

Finalizada la guerra Italia obtuvo muy pocas ventajas territoriales y económicas en el Tratado de Versalles, pese a las grandes promesas de Francia y Gran Bretaña. Esto provocó continuas huelgas y protestas de obreros, campesinos y veteranos retornados del frente de guerra, ante lo cual Mussolini hace un llamamiento a la lucha contra los partidos de izquierdas, a los que señaló como culpables de la situación social.

En 1919 creó los fasci di combattimento, escuadras o grupos armados de agitación que actuaban casi con total impunidad contra militantes de izquierda y que fueron el germen del futuro Partido Nacional Fascista. En marzo de 1921, Mussolini desfiló en Milán con sus columnas de camisas negras, como eran llamados los fascistas por el color de su uniforme, con ocasión del funeral de las víctimas del terrorismo anarquista del Teatro Diana.

Mussolini consiguió ganarse el favor de los grandes propietarios y salir elegido diputado en las elecciones de mayo de 1921. El 22 de octubre de 1922 comienza la conocida Marcha sobre Roma, que finaliza en una acción coordinada, en la que cuarenta mil fascistas confluyeron sobre la capital desde diferentes puntos de Italia. El primer ministro declaró el estadio de sitio. Pero ante la negativa del rey Víctor Manuel III a firmar el decreto, presentó la dimisión.

El 29 de octubre Mussolini es nombrado primer ministro. Ejerció este cargo hasta 1925, cuando se declaró dictador de Italia. Benito Mussolini se erigió como único poder, aniquiló cualquier forma de oposición y acabó por transformar su gobierno en un régimen dictatorial. Tras ser ilegalizadas en 1925 todas las fuerzas políticas a excepción del Partido Nacional Fascista. El proceso culminó con las leyes de Defensa de noviembre de 1926.

Los empresarios y los trabajadores se organizaban en grupos controlados por el partido que representaban a los distintos sectores de la economía. Se abolieron los sindicatos independientes y el derecho a la huelga. El régimen impuso una estructura social de corporaciones que anulaba los derechos individuales y que otorgaba al Estado todo el control; trabajo, vida, económica y ocio estaban regulados por el gobierno.

Tras la llegada al poder de Adolf Hitler en Alemania, Mussolini fue acercándose al nazismo; de hecho, el dirigente nazi se había inspirado en sus ideas, y ambos líderes se admiraban mutuamente. En 1939 se firmó el pacto de Acero, por el cual Alemania e Italia formaban una alianza político-militar. Esta sirvió posteriormente para intervenir en Francia y en Grecia.

Tras múltiples derrotas, en la segunda guerra mundial, el Gran Consejo Fascista destituyó a Benito Mussolini el 25 de julio de 1943, le detuvo al día siguiente y firmó en el mes de septiembre un armisticio con los aliados, que habían invadido el sur de Italia. Benito Mussolini intentó escapar a Suiza durante los últimos días de la guerra, pero fue capturado y fusilado por miembros de la Resistencia italiana, el 28 de abril de 1945.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *