Anna Pavlova, Ballet en estado puro

Anna Pavlova

Anna Pavlova (San Petesburgo, 12 de febrero de 1881 – La Haya, 23 de enero de 1931) fue una de las máximas exponentes del ballet clásico. Famosa por muchas actuaciones célebres, destacando la muerte del cisne del Lago de los Cisnes, pero también actuó en obras célebres como Giselle, Las Sílfides, y Coppélia entre otras.

Huérfana de padre, desde los dos años de edad fue una pequeña mimada por su madre, ya que, al nacer de manera prematura, durante los primeros años de su vida fue una niña muy pequeña y débil que enfermaba con facilidad.

Cuando tenía ocho años fue rechazada de la Escuela del Ballet Imperial por no tener suficiente edad. Pero dos años más tarde fue admitida. Durante siete años estuvo sometida a un régimen intenso en esa escuela, donde no sólo resistió a todos los ejercicios, sino que adquirió la salud y el vigor que le faltó durante su niñez.

Debutó en la compañía el 1 de julio del año 1899 con la Virgen Vestal y permaneció ahí hasta los 16 años. En 1905 fue invitada a participar en una gran función benéfica y pidió a su amigo Michael Fokin que le aconsejara una pieza musical para bailar. Éste compuso la danza y de inmediato empezaron a ensayar. Así nació el “solo” del ballet más famoso de todos los tiempos, “La Muerte del Cisne”.

Ante el éxito que obtuvo, las autoridades del Mariinsky no vacilaron en dar a Pavlova el papel principal dentro de aquella obra de “El lago de los cisnes”, ballet en cuatro actos y con música de Piotr I. Tchaikovsky. Poco después se le nombró Prima ballerina.

Después de varias giras por Londres, Nueva York, Praga y Berlín Anna Pavlova, aún ligada al Teatro Marinsky, formó su propia compañía en 1910. El 28 de febrero de 1910 apareció por vez primera en el Metropolitan Opera House, de Nueva York, con el ballet “Coppelia”, llevando a Michael Mordkin como su pareja. Su triunfo fue avasallador.

Uno de sus grandes objetivos fue extender el ballet por todo el mundo, incluso en aquellos países donde nunca se había visto antes. Con su compañía, llegó hasta América Latina actuando en una gran cantidad de países que veían este tipo de danza por primera vez. Sus actuaciones tuvieron especial repercusión en Chile, Argentina, México y Cuba, donde fue admirada y reconocida en cada una de sus visitas.

Durante esta época, Anna Pavlova pudo dedicarse a innovar dentro del ballet y a dejarse llevar por la libertad artística en sus creaciones. Se la considera la creadora del zapato pointe moderno al modificar sus zapatillas pointe tradicionales añadiendo un trozo de cuero a la suela, haciendo con ello, menos dolorosa la técnica en pointes.

La compañía de Anna Pavlova ofreció más de cuatro mil representaciones en los cinco continentes. Justo cuando estaba en uno de los mejores momentos de su carrera con su propia compañía de baile, Anna Pavlova murió en una de sus giras en la ciudad de la Haya, en los Países Bajos por culpa de una neumonía. Tenía tan solo 49 años.  De acuerdo con la tradición del ballet, en el día que ella tenía que actuar después, el espectáculo fue programado, con un solo proyector que iluminaba el escenario vacío donde debería estar la bailarina.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad