Alice Coachman

Alice Coachman

Alice Coachman (Albany, Estados Unidos, 9 de noviembre de 1923 – Albany, Estados Unidos, 14 de julio de 2014) fue una saltadora de altura estadounidense que pasaría a la historia por convertirse en la primera mujer negra que obtuvo una medalla de oro en unas olimpiadas.

Desde temprana edad el deporte empezó formar una parte importante de su vida. Pero el hecho de ser negra, en pleno corazón del sur segregado, hacía que no pudiese participar en los equipos del colegio y ni tener acceso a instalaciones deportivas.

Así que sus comienzos en el atletismo se desarrollaron por los caminos cercanos y utilizando materiales caseros. Además, su condición de atleta femenina, en un momento de amplia oposición a las mujeres en los deportes, tampoco facilitaba las cosas.

Al inscribirse en el Madison High School en 1938, se unió al equipo de atletismo, trabajando con Harry E. Lash, fue entonces cuando comenzó a tener un progreso sorprendente. Pronto llamó la atención del entrenador Cleveland Abbott, del Instituto Tuskegee de Alabama. Este pidió permiso a sus padres y así Coachman entrenó allí durante el verano. Compitió en los Campeonatos Nacionales de la Unión Atlética Amateur y rompió el Récord de Salto de Altura Universitario y Nacional a pesar de competir descalza.

Se le concedió una beca a cambio de realizar trabajos como la limpieza y mantenimiento de las instalaciones deportivas o la reparación de uniformes. De 1939 a 1948 dominó las competiciones de la Amateur Athlete Union, ganando diez campeonatos nacionales consecutivos. Además de sus victorias de salto, ganó campeonatos nacionales en la carrera de 50 metros, la carrera de 100 metros y con el equipo de relevos de 400 metros como estudiante en el Instituto Tuskegee. Compaginaba el atletismo con el baloncesto, ya que jugaba en el Equipo Femenino de Baloncesto, con quien logró 3 Campeonatos de Conferencia.

A pesar del gran momento deportivo por el que Coachman atravesaba no pudo participar en unos Juegos Olímpicos hasta 1948. Las dos ediciones anteriores quedaron anuladas debido a la 2ª Guerra Mundial y tuvo que conformarse con Campeonatos Nacionales. De no haber sido así podríamos estar hablando de la número 1 de todos los tiempos.

Finalmente, en 1948, Alice Coachman pudo mostrarle al mundo su talento cuando llegó a Londres como miembro del equipo olímpico estadounidense. Consiguió la clasificación con un salto de 1,63 metros. Rompió un récord que se había establecido 16 años atrás.

Pero todavía no había demostrado todo su potencial. En la final logró imponerse a todas sus rivales con 1,68 metros. Aunque la británica Dorothy Tyler logró la misma altura en su segundo salto, quedó relegada a la Plata ya que Coachman lo había superado en el primero. Y de esta manera convirtió en la primera mujer negra que obtuvo una medalla de oro en unas olimpiadas.

Alice Coachman puso fin a su carrera deportiva aquel mismo año. A partir de entonces terminó sus estudios y se dedicó plenamente a la educación. También entrenó a otras atletas y creó la Fundación de Atletismo Alice Coachman.

Protagonizó, cuatro años después del oro de Londres, el primer anuncio de Coca-Cola dirigido a los afroamericanos con Jesse Owens en el mismo cartel. En los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996 fue reconocida como una de las 100 mejores atletas olímpicas de todos los tiempos

Murió en Albany, Georgia el 14 de julio de 2014, de un paro cardíaco después de sufrir problemas respiratorios.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *