Adolf Hitler

Adolf Hitler

Adolf Hitler (Braunau am Inn, 20 de abril de 1889 – Berlín, 30 de abril de 1945) líder, ideólogo y miembro original del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores. Tras ser nombrado canciller en 1933, liquidó las instituciones democráticas de la república e instauró una dictadura de partido único. Inició la Segunda Guerra Mundial al invadir Polonia el 1 de septiembre de 1939 y es una figura clave en la perpetración del Holocausto.

Hijo de un aduanero austriaco, su infancia transcurrió en Linz y su juventud en Viena. La formación de Adolf Hitler fue escasa, aunque fue un buen estudiante en primaria, cuando llego a secundaria sus resultados empeoraron y no consiguió graduarse. Mostró interés por el dibujo, pero fracasó en sus intentos de entrar en la escuela de Bellas Artes de Viena.

Tras morir su madre volvió Viena, donde paso una época de miseria total, recurriendo a comedores de indigentes para poder aplacar el hambre. Aunque años más tarde conseguiría vivir de sus cuadros, y mantener una situación económica estable.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial Adolf Hitler se presentó como voluntario en el ejército alemán, siendo asignado a un regimiento bávaro. Sirvió en Francia y Bélgica, como mensajero de la 1ª Compañía del 16° Regimiento de Infantería Bávaro de Reserva. Recibió la Cruz de Hierro de 2ª clase el 2 de diciembre de 1914, y la Cruz de Hierro de 1ª clase el 4 de agosto de 1918.

La derrota en la guerra supuso un mazazo para Hitler, quien al igual que muchos alemanes, vio en el tratado de Versalles una humillación. De vuelta a Múnich, Adolf Hitler ingresó en un pequeño partido ultraderechista, del que pronto se convertiría en dirigente principal, rebautizándolo como Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes.

El 16 de octubre de 1919, Hitler pronunció en la Hofbräukeller su primer discurso público en un acto al que asistieron 111 personas. La figura de Hitler fue cobrando más y más protagonismo, participando a tiempo completo en las actividades del partido. El 24 de febrero de 1920, ante unos dos mil asistentes, Hitler leyó los veinticinco puntos del programa del partido que habían redactado él y sobre todo Drexler las semanas anteriores. El partido se declaraba nacionalista, antisemita, anticomunista, antiliberal, antidemócrata y antipacifista.

En 1923 fracasó en un primer intento de tomar el poder desde Múnich, apoyándose en las milicias armadas de Ludendorff. Fue arrestado dos días después, acusado de alta traición. Durante su juicio, que se inició el 26 de febrero de 1924, Hitler recibió tiempo casi ilimitado para hablar, lo que hizo que su popularidad creciera debido a su discurso nacionalista en medio del resentimiento por las imposiciones a Alemania tras su derrota en la Primera Guerra Mundial.

Aunque Hitler fue sentenciado a 5 años de prisión en la fortaleza de Landsberg, fue absuelto y liberado el 20 de diciembre de ese mismo año, como parte de una amnistía masiva hacia prisioneros políticos. En total, solo cumplió nueve meses de su condena. Durante ese tiempo plasmó sus ideas políticas extremistas en un libro que tituló Mi lucha y que diseñaba las grandes líneas de su actuación posterior.

A partir de 1925 Hitler reconstituyó el Partido Nacionalsocialista expulsando a los posibles rivales y rodeándose de fieles colaboradores como Goering, Himmler y Goebbels. La crisis de 1929 y las dificultades políticas de la República de Weimar le proporcionaron una audiencia creciente entre los parados y descontentos dispuestos a escuchar su propaganda. Fue ganando peso electoral hasta que Hitler fue nombrado jefe del gobierno por el presidente Hindenburg en 1933.

Daba comienzo el Tercer Reich, un régimen totalitario basado en un nacionalismo exacerbado y en la exaltación de una superioridad racial sin ningún tipo de fundamento científico.

Tras la muerte de Hindenburg, Hitler se proclamó Führer de Alemania. Gobernó con un partido único basado en el totalitarismo y la autocracia de la ideología nazi. Eliminó a los oponentes de su propio partido y a colaboradores de dudosa fidelidad durante la llamada Noche de los Cuchillos Largos, iniciando el proceso de eliminación de diversos grupos raciales, políticos, sociales y religiosos que consideraba enemigos de Alemania y razas impuras.

Hitler estuvo a cargo de una de las mayores expansiones de la producción industrial y la mejora civil como nunca se había visto en Alemania. Construyó decenas de presas, autopistas, ferrocarriles, y otras obras civiles.

En marzo de 1934, cuando Hitler anuncia públicamente que el Ejército alemán se ampliaría a 600 000 hombres. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial el moderno ejército que había preparado obtuvo brillantes victorias en todos los frentes durante los dos primeros años de la guerra, haciendo a Hitler dueño de casi toda Europa. Sólo Churchill resistía el intento de invasión.

Pero a partir de la batalla de Stalingrado (1943), el curso de la guerra se invirtió, y las fuerzas soviéticas comenzaron una contraofensiva que no se detendría hasta tomar Berlín en 1945. Arrastró a su país hasta la catástrofe y finalmente se suicidó, junto con su pareja Eva Braun, en el búnker de la Cancillería donde se había refugiado.

Por motivos raciales, Hitler causó la muerte de diecisiete millones de personas, incluyendo una cifra en torno a seis millones de judíos y entre medio y millón y medio de gitanos, en lo que posteriormente pasaría a la historia como holocausto.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad