Accidente de Chernóbil

Chernóbil

La central nuclear de Chernóbil era en aquel tiempo una de las centrales nucleares más grandes del mundo. El accidente de Chernóbil tuvo lugar el 26 de abril de 1986 en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin. La central se encuentra en Ucrania, 18 km al noroeste de la ciudad de Chernóbil, a 16 km de la frontera entre Ucrania y Bielorrusia y 110 km al norte de la capital de Ucrania, Kiev.

La explosión fue una desafortunada coincidencia de varios factores. El equipo que operaba en la central el sábado 26 de abril de ese año se propuso realizar una prueba con la intención de aumentar la seguridad del reactor. Querían averiguar durante cuánto tiempo continuaría generando energía eléctrica la turbina de vapor después de una pérdida del suministro de energía eléctrica principal del reactor. Para ello debían reducir la potencia, pero durante la prueba se produjeron una serie de desequilibrios en el reactor 4 de esta central nuclear.

Esto provocó el sobrecalentamiento descontrolado del núcleo del reactor nuclear y dos explosiones sucesivas, seguidas de un incendio generalizado. Las explosiones volaron la tapa del reactor de 1200 toneladas y expulsaron grandes cantidades de materiales radiactivos a la atmósfera, formando una nube radiactiva que se extendió por Europa y América del Norte.

Se suponía que la prueba iba a ser realizada por otro equipo (de diferente turno). Aquel grupo fue especialmente entrenado para realizar ese tipo de pruebas. Sin embargo, la prueba se aplazó durante 9 horas debido a la electricidad necesaria para cumplir con el plan de producción. El turno de noche estaba compuesto por operarios que no habían sido entrenados para esta prueba.

Minutos después del accidente, todos los bomberos militares asignados a la central ya estaban en camino y preparados para controlar el desastre rápidamente. Su gran labor durante las tres primeras horas del accidente evitó que el fuego se extendiera al resto de la central.

Con el fin de evitar la dispersión de más radiación el reactor se llenó de 5.000 toneladas de boro, dolomita, arena, barro y de un compuesto de plomo. Se lanzó desde lo alto de unos helicópteros que estaban volando sobre el reactor los días después del accidente de Chernóbil.

Las evidencias iniciales de que un grave escape de material radiactivo había ocurrido en Chernóbil no vinieron de las autoridades soviéticas, sino de Suecia, donde el 27 de abril se encontraron partículas radiactivas en las ropas de los trabajadores de la central nuclear de Forsmark (a unos 1100 km de la central de Chernóbil). Mediciones similares se tomaron también en Finlandia y Alemania, lo que permitió al resto del mundo conocer en parte el alcance del desastre.

Aunque la Unión Soviética no quería dar más detalles, finalmente tuvo que rendirse a la evidencia. El 14 de mayo el Secretario General Mijaíl Gorbachov decidió leer un extenso y tardío informe en el que reconocía la magnitud del accidente de Chernóbil.

La explosión provocó la mayor catástrofe en la historia de la energía nuclear. Doscientas personas fueron hospitalizadas inmediatamente, de las cuales 31 murieron (28 de ellas debido a la exposición directa a la radiación). La mayoría eran bomberos y personal de rescate que participaban en los trabajos para controlar el accidente. Se estima que 135 000 personas fueron evacuadas de la zona, ​ incluyendo a los alrededor de 50 000 habitantes de Prípiat.

Prípiat era la ciudad modelo del gobierno soviético y fue construida en 1970 para el personal de la central y sus familias. El promedio de edad de los habitantes en el tiempo del accidente era de 25 años. Prípiat contaba con todos los lujos de una ciudad moderna: estación de trenes, puerto, hospital y también un parque de atracciones.

La evacuación de Prípiat tuvo lugar el día después del accidente de Chernóbil, en la tarde del 27 de abril de 1986. Todos pensaban que en tres días regresarían a sus viviendas. Finlamente las autoridades decidieron que la ciudad permanecería vacía para siempre.

En mayo de 1986, aproximadamente un mes después del accidente, todos los habitantes que habían vivido en un radio de 30 km alrededor de la central habían sido desplazados. Sin embargo, la radiación afectó a una zona mucho mayor que el área evacuada.

Alrededor de 150 personas (sobre todo los jubilados) siguen viviendo en la zona de exclusión bajo su propia responsabilidad. Además de los habitantes, hay alrededor de 3000 trabajadores que están sometidos a un régimen especial y cuidan de la zona de Chernóbil.

En diciembre de 2000 se paró definitivamente la unidad 3, la última que quedaba en funcionamiento. El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania anunció en noviembre de 2011 que había suficientes compromisos financieros para comenzar la construcción del nuevo sarcófago que cubriría el reactor de Chernóbil. La obra finalizó en 2018. Está diseñado para contener los restos radioactivos de la unidad 4 de Chernóbil durante los próximos 100 años.

Imágenes de Prípiat años después

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *